La celda del convento de Regina Coeli, México: Documentos inéditos de Manuel Tolsá*

Publicado en Documentos de arquitectura nacional y americana, número 7, páginas 90 a 92, Resistencia, Chaco, República Argentina, en el año 1979.

La importancia de Manuel Tolsá, tanto a lo referente a la arquitectura de América como al arte, en escultura, pintura, forjado de hierro y diseño, es ampliamente reconocida. Quizás su mayor mérito fue el de haberse transformado, desde recién llegado a México en 1781, en el mejor representante del nuevo Neoclasicismo que cubrió, detrás de él, todo el continente. Si bien tuvo predecesores (aunque muy pocos, por cierto) nadie mejor que él como ideólogo del racionalismo iluminista de fines del siglo XVIII.

Es por eso que consideramos interesante presentar parte de una gran colección de documentos originales, totalmente inéditos a la fecha, que hemos tenido la oportunidad de conocer en una colección privada mexicana; incluye documentos de Tolsá utilizados en la construcción de varias de sus obras, especialmente las realizadas por encargo de la marquesa de Selva Nevada. Estos documentos fueron detectados gracias a la colaboración de María de la Luz Manterota, quien, a su vez prepara su tesis sobre dicha marquesa.

No tiene sentido entrar aquí a detallar la vida y obra de Tolsá, por demás estudiadas y publicadas en docenas de libros. Posiblemente sea el arquitecto sobre quién más tinta ha corrido en América; y lo mismo en cuanto a la Marquesa, sobre quien ya hay un excelente trabajo en relación con las construcciones de carácter religioso que encargó durante su vida. [i]

Pero volviendo a la arquitectura de Tolsá, siempre, y por razones obvias, se le dio gran importancia a sus edificios monumentales. Nadie puede desconocer hoy en día el Palacio de Minería, el Hospicio Cabañas, las torres y la cúpula de la Catedral de México, los palacios del Marqués del Apartado o el de los Condes de Buenavista. Pero seguramente no todos conocen las celdas que construyó en el Convento de Regina Coeli, ni menos aún las otras, hoy desaparecidas, del convento San Gerónimo en México. Entre estos manuscritos citados encontramos la documentación completa de ambas edificaciones, quizás más completos los de la primera, por lo que consideramos importante darlos a conocer. En trabajos posteriores iremos mostrando otros documentos de Tolsá.

La celda de Regina, construida entre 1797 y 1798, fue la vivienda de la propia Marquesa, que se recluyó en ella voluntariamente cuando se terminó de construir, antes de trasladarse a Querétaro con el nombre de Sor María Antonia de los Dolores.

La celda se encuentra ubicada en la actual calle de San Jerónimo número 24, en un pequeño solar que le deja un patio libre delantero. La construcción original a la que se le ha agregado un piso moderno, constaba de un espacio central de grandes dimensiones y de dos pequeños anexos que le daban a la planta forma de U.

La fachada, simple y sobria, posee un pórtico formado por dos columnas toscanas que enmarcan la puerta principal, a la que se accede por medio de una escalinata.

Los documentos que aquí presentamos han sido divididos en dos grupos: la “Memoria” completa de la construcción, a la que corresponden 53 documentos, y algunos “Documentos varios”, en total trece, que incluyen el recibo de honorarios de Tolsá.

El primer grupo es un folio completo que reúne, bajo el rótulo de “Memoria de los gastos materiales y manufacturas de operarios que han trabajado desde el martes 28 de marzo hasta el sábado 1° de abril de 1797 en la obra que se está construyendo de cuenta de la señora Marquesa de Selva Nevada, para una celda solar frente a la pulquería que nombran el Tornito, que es a cargo del señor don Gervasio del Corral y Sanz, mayordomo administrador del sagrado convento de Regina Coeli”, todos los documentos de la obra, es decir “la lista de raya” y los materiales utilizados.

Estas memorias las llevaba, semana a semana, el sobrestante, firmadas los primeros días por el propio Tolsá. En ellas encontramos un recuento al detalle de quienes trabajaron, que materiales se utilizaron y en que orden entraron a obra. Los trabajos de carpintería, por ejemplo, están tan detallados que podemos saber hoy quien hizo cada una de las partes de la construcción.

Lógicamente no es posible entrar en tales detalles, aunque hay ciertas informaciones que son interesantes rescatar. Las obras fueron iniciadas por Tolsá con la ayuda de su sobrestante, Juan de Dios Durán, 10 oficiales y 32 peones. Estos primeros documentos están firmados por Tolsá y Durán. A partir del documento 27, que corresponde al sábado 30 de abril de 1797, el sobrestante pasa a ser José Tiburcio González, quien permanecerá en ese puesto hasta la finalización de las obras. En esta parte del folio se han agregado páginas extras, tales como un resumen general de gastos firmado por el propio Marqués de Selva Nevada, recibos del carpintero Francisco Gutiérrez por los trabajos “para la celda y demás piezas exteriores”, tres enrejados para el jardín realizados por José María Falcón, etc.

La última memoria detallada es la correspondiente al día 24 de marzo de 1798, en que se acabó la construcción. Pero es interesante notar que el cálculo total del costo no fue realizado hasta enero de 1799 en que se asientan los gastos definitivos, sin tomar en cuenta los honorarios de Tolsá ni el costo del terreno. La suma ascendía a $ 15.150, 7-1/4. El recibo de honorarios fue expedido recién en diciembre de 1801, se incluyeron en él otros trabajos que luego detallaremos.

La propia Marquesa se debió trasladar a ella recién en esa fecha, debido a que antes estaba en obra. Esto significa que la celda que le había tocado en el convento, definida en un documento de la época como “un aposentillo infestado de chinches” [ii] , solo fue utilizada entre el 18 de diciembre de 1797 cuando tomó los hábitos y el 24 de marzo en que se terminaron las obras, o sea escasamente tres meses.

Podemos recordar aquí que desde el Concilio de Trento se había prohibido las celdas privadas en los conventos; pero la Marquesa fue especialmente dispensada, al igual que sus dos hijas para las que Tolsá mismo había construido celdas en San Jerónimo.

Entre los documentos varios tenemos un grupo pequeño que forma un folio, que es la memoria de los arreglos que la Marquesa debió pagar a la finca lindera por daños producidos durante la construcción de su celda. En él se especificaban los gastos emergentes de las reparaciones pero no se detallan los daños en sí. Este documento se inicia de la siguiente manera: “Como depositario administrador de la casa de la vecindad nombrada La Linda, colindante por el sur con el Convento de Regina Coeli de esta ciudad, recibí de don Joseph Gutiérrez de Rivero…”. Está firmado por Juan Salinas el 6 de diciembre de 1797.

Este grupo de documentos no fue llevado con el detalle de los de la celda, sino que fueron realizados en borrador, con otras anotaciones encimadas y en forma muy desprolija por cierto.

Existe otro documento de interés, que es la autorización expedida para la construcción de la celda. Está firmado por un tal Troncoso y en cuanto a la fecha figura únicamente el año 1797; hay un detalle de los impuestos correspondientes. De todas formas la autorización de la Academia de San Carlos fue de abril de 1797.El otro manuscrito que consideramos valioso es el recibo de honorarios, que reproducimos completo. Fue extendido en 1801, es decir, casi dos años después de terminadas las obras de la celda, que le reportaron a Tolsá la suma de mil pesos. En ella se incluye no solo la celda, sino también las obras de arreglo del jardín del convento de Regina Coeli y el proyecto para Las Teresitas de Querétaro, el que nunca pudo construirse.

Tolsa

REFERENCIAS

[i] Idem , página 29.

[ii] A. Grobet y J. Muriel, Fundaciones Neoclásicas: la Marquesa de Selva Nevada, sus conventos y sus arquitectos. Instituto de Investigaciones Históricas UNAM, México, 1969

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.