La casa colonial porteña: Notas preliminares sobre tipología y uso de la vivienda

Artículo publicado en Medio ambiente y urbanización, número 46, pps. 68-83, Buenos Aires, 1994.

En 1924, Juan Kronfuss escribió un artículo titulado “Casas coloniales y romanas, estudio comparativo” en la revista El Arquitecto1. En ese artículo de tres páginas sintetizó una idea preexistente acerca de la casa colonial en nuestro territorio: su indudable derivación de la casa romana a través de España, basándose en un análisis puramente físico de las plantas de dos ejemplos, uno en Tucumán y otro en Córdoba, ambos construidos entre 1770 y 1800. A partir de allí mucho se escribió sobre la vivienda colonial y queremos centrarnos en el caso de las de Buenos Aires y su historiografía, ya que hay preguntas que, en una época de revisión de algunas construcciones históricas no muy firmes, podemos hacernos con libertad: ¿pudo haber sido la casa colonial porteña diferente a lo que la mayor parte de la bibliografía nos muestra? ¿es posible pensar que los ejemplos seleccionados por los historiadores lo hayan sido inconscientemente para ajustar sus ideas a un modelo preconcebido? Trataremos de abrir más el problema para que nuestras preguntas tengan un espacio amplio donde moverse.

La bibliografía básica sobre la vivienda colonial porteña –entendiendo la dedicada específicamente a ella y escrita por académicos de la materia- fue establecida en un lapso de pocos años, más precisamente entre 1945 y 1948, a partir de estudios e ideas preexistentes. En esos cortos cuatro años se publicaron los trabajos de Guillermo Furlong Arquitectos argentinos durante la dominación hispánica 2 de José Torre Revello La casa y el mobiliario en el Buenos Aires colonial 3 y el de Manuel Domínguez La casa colonial porteña 4. Se trata de tres de los más conspicuos historiadores de la arquitectura en el país, y si ampliamos un poco los años en que estamos también Mario J. Buschiazzo5, Juan Giuria6 y Vicente Nadal Mora7 se pueden sumar a los tantos estudios técnicos publicados en menos de un decenio; aunque sin esfuerzos podría incluirse a Martín Noel y Enrique Udaondo, para quienes siguiendo el texto de Alfredo Taullard, las casas tenían directamente “patios andaluces”. La importancia de las ideas allí establecidas se hicieron sentir de inmediato en casi todos los historiadores de la ciudad, y si bien algunos opinaban lo mismo desde antes, esos trabajos dejaron establecido un modelo uniforme de tipología y de evolución tipológica que aún queda casi incólume. No es intención de estas notas plantear que esto no sea cierto, sino simplemente enmarcarlo en ciertas dudas que nos han surgido al revisar los mismos materiales que usaron aquellos historiadores. Simplemente una lectura un poco diferente de los mismos planos y dibujos. Hubo importantes precedentes además de Kronfuss en los textos de José Torre Revello en 19288 y José Gabriel Navarro9. Algunos de estos autores en la década crítica de 1960 sintieron dudas, como Furlong o el mismo Torre Revello, pero si bien las dejaron sentadas no se avanzó más en ello.

Como todos los que estamos en el tema sabemos nunca se ha hecho una compilación importante de planos de viviendas porteñas, siendo el artículo de Torre Revello antes citado el que más planos ha presentado. Todos esos planos al igual que la mayoría de los publicados en la bibliografía provienen de la colección del Archivo General de la Nación10 y forman parte de los expedientes formados entre 1784 y 1792 por orden del Virrey Vértiz, como parte del reordenamiento urbano por él iniciado. Son el resultado de la obligación –preexistente pero nunca totalmente acatada- de deslindar los terrenos por un técnico, construir al frente en los terrenos, y presentar planos para su aceptación antes de edificar. Fueron en origen por más de 100, de los que hemos logrado ver 80 de ellos aún en el Archivo. Es interesante observar que de ese conjunto los textos clásicos han reproducido solo 29 (el 35 %) mientras que el 65%, es decir, 54 planos, aún permanecen inéditos. De esos 29 planos hay 18 publicados una sola vez, hay 8 que lo han sido dos veces y sólo 3 han sido reproducidos tres veces (el 7 %) y ambos son casas de 2 y 3 patios.

Casa colonial dentro del terreno (pre 1784)

Casa colonial dentro del terreno (pre 1784)

Por fuera de esos textos es tan reducida la muestra de planos publicados que prácticamente se incrementa con el plano de la Casa de la Virreina publicado por Buschiazzo11 y reproducido infinidad de veces, otra de Saa y Faría de 178912 y muy pocas más. No cabe dudas que como muestrario de planos sobre casas en una ciudad como Buenos Aires, es por lo menos, insuficiente. Los documentos en cuestión son, o por lo menos eran, unos 25 más de los que he podido revisar. Todos son productos de la Ordenanza del 18 de febrero de 1784 y quienes los juzgaban eran los “arquitectos mayores” Pedro Preciado y Juan B. Masella. Esta disposición fue reconfirmada por el Intendente General Francisco de Paula Sáenz el 28 de julio, y el 23 de noviembre fue determinada la decisión de que no era posible hacer ninguna construcción sin aprobación previa. Gracias a esa decisión hoy tenemos este archivo documental único.

Nuevos ejemplos producto de la Real Ordenanza

Nuevos ejemplos producto de la Real Ordenanza

La tipología mejor establecida en la bibliografía ha sido la de Domínguez13 quien la desarrolló con los años en varios trabajos. Parte de la idea de un origen español herencia de la casa romana, y establece el modelo básico como una secuencia de patios unidos por zaguanes; este sería el esquema más difundido aunque no dejaban de existir otros tipos que quedaban expresados en los planos del Archivo:

La Domus ya citada, formada por patio y pasillo a la que se podían adicionar locales de alquiler o casas menores.

La Pequeña Domus, para uso de su propietario formado por una sala al frente, zaguán y patio al que abrían los ambientes.

La Insula, una vivienda mínima de objetivos puramente especulativos, con cuartos y patios reducidos, unidos en tiras, origen del futuro conventillo.

La Domus-Insula, un conjunto edificado del tipo 1 con varias del 4 al frente.

Este esquema nos llevó a las siguientes dudas: no sabemos en qué medida ese muestreo es arbitrario, siendo la mayor parte casas construidas en un momento de auge económico y de densificación del perímetro del casco colonial, para familias de muy bajos recursos o con sentido especulativo; no sabemos si allí vivían o no sus propietarios, ni siquiera sabemos con detalle la ubicación de esas casas en el plano de la ciudad. Menos aún sabemos acerca de las condiciones de vida, de las formas de cocinar, evacuar desperdicios, número de habitantes por cuarto, formas de dormir y de comer, que son básicas para comprender el uso de los espacios domésticos. Lógicamente no es dable suponer que las costumbres relatadas por los viajeros sobre las grandes familias tradicionales en el centro hayan sido en algo similares a las de los negros libertos de la periferia. Asimismo el recorte temporal nos lleva a preguntarnos si esa tipología eran preexistentes, si era el resultado de cambios o remodelaciones acordes con nuevas ideas y formas de vida –como muchos planos parecen demostrar-, y menos aún nos dice cómo era el resto de las casas de la ciudad.

Si hacemos un análisis directo de los planos que hemos revisado es necesario primero dejar de lado 10 de ellos (el 11,90%) por tratarse de simples reformas sin indicar las dimensiones o la forma de toda la casa; en total manejaremos 74 planos que incluyen 223 viviendas, que asumiendo un mínimo de 5 personas en cada una -lo que es muy bajo por cierto-, nos da un universo de 1100 personas. Nuestra revisión nos permite clasificar los planos de la siguiente manera:

Vivienda mínima: se trata de una casa de un único ambiente o pieza, colocada sobre la línea municipal –nueva obligación-, con entrada por la parte de atrás desde el patio o “fondo”, y que puede o no tener zaguán de acceso desde la calle. La fachada habitual, más o menos decorada, presenta una puerta y dos ventanas.

Unidad básica de vivienda: se trata de una estructura de crecimiento por adición, formada por una sala o cuarto a la calle, una habitación menor atrás, un zaguán y patio; habitualmente la cocina y el baño (el “común”) está en el fondo. Las hay grandes –para uso del propietario posiblemente- y unidades mínimas de hasta 5 varas de ancho total, posiblemente construidas para especulación con su renta.

Cambios introducidos por la Ordenanza de 1784

Cambios introducidos por la Ordenanza de 1784

Unidad básica ampliada: es similar a la anterior pero posee dos o tres habitaciones, un negocio de esquina u otro espacio diferenciado; son probablemente unión de vivienda-trabajo y no se aparta, por cierto, del modelo básico, es decir, de la adición de unidades específicas en base al esquema predeterminado.

Casa de patios en serie: es el modelo clásico de hasta tres patios encadenados, rodeados por cuartos y salas, habitualmente con el comedor separando los patios. De los 8 planos de este tipo de casas (solo 3,8 % del total) sólo tres de ellas (el 1,4 %) son casas de tres patios.

Casa colonial porteña

Picar para ampliar

Si bien no es aceptable aceptar este muestrario de planos en forma directa, ya que no hay duda de que no son la representación exacta de la ciudad en esa época, sí es factible pensar que por lo menos representa el conjunto de obras hechas en la ciudad en esos años, y analizarlo como tal. En primer lugar es factible observar que más del 80 % de la población para la que se está construyendo viviría en uno a tres ambientes, y que por lo tanto las casas “de patios” son sólo una minoría, quizás significativa por su importancia social, por su ubicación central o por sus dimensiones y características arquitectónicas, pero no por su cantidad.

Tipos Cantidad Porcentaje de vivienda de planos

I – 28 – 13,2 %
II – 157 – 73,6 %
III – 20 – 9,4 %
IV – 8 – 3,8 %

Asimismo se ve que gran parte de las familias viviría en casas mínimas de renta, con dimensiones que incluso hoy consideraríamos reducidas y con un alto grado de hacinamiento familiar, sin baños y en la oscuridad. Algunos estudios hechos por Miguel Guerín han avanzado sobre el tipo de propietarios y la distribución en la ciudad de las viviendas, lo que es de extrema importancia en este nivel del problema14.

Esto nos lleva a pensar que si la vivienda de un solo cuarto o ambiente era común en la ciudad, aunque posiblemente también en la periferia para el final del siglo XVIII, el tipo de vida que se llevaba a cabo allí es necesario reconsiderarlo. Sin duda está más cerca de lo que habitualmente se concibe como el hábitat rural o semirural, es decir, con una cocina (en realidad un fogón) al aire libre en el patio-fondo trasero, donde además se comía, lavaba la ropa, jugaban los chicos en la tierra, deambulaba algún cerdo y muchas gallinas. La vida interior debía reducirse al mínimo, en especial al dormir, de una forma no muy lejana al rancho de la campaña. Es común ver fotografías de casas hacia 1880 aún, donde se trabaja en tareas domésticas y de producción de escala familiar en patios y lugares abiertos. Este es un tema antropológico que debería ser tomado más en consideración y abre líneas importantes para la investigación en historia urbana.

Lote con una casa de tipología antigua con agregado de dos unidades básicas

Lote con una casa de tipología antigua con agregado de dos unidades básicas

Otro aspecto hace al crecimiento de la casa: si podemos suponer que hay un proceso de adición a partir de un ambiente y un zaguán lateral, este sistema sigue la medianera como apoyo de sus unidades; esto implica un estudio más profundo de la evolución de la parcela urbana, el lote, que en los inicios del siglo XIX posiblemente se institucionalice en los tradicionales 8,66 metros. ¿Cuál es la relación de ese sistema de crecimiento con la casa romana si siquiera lo hay?, ¿acaso siquiera existía en la mente de los pobladores ese modelo como el final del crecimiento de su casa? Al parecer el sistema básico propuesto es respetado por lo menos en tres de los cuatro tipos establecidos, aunque se le hacen variantes al adicionarle un negocio de esquina, por ejemplo, y la casa de patio sólo se diferencia al colocar un comedor u otros ambientes grandes en sentido perpendicular. Y la relación entre estos tipos y la casa chorizo es también un tema abierto a consideración.

También es posible suponer que así como la casa de patios es un tipo claramente consolidado en el siglo XVIII y distribuido en una región muy amplia, el tipo ínsula de Domínguez o Unidad básica según lo clasificamos antes, muestra también haber estado bien consolidado. No puede ser casual que en todos los planos de ese tipo, que son la gran mayoría, hechos por diferentes arquitectos para diversos comitentes, y para ser ubicados en lugares variados de la ciudad, hayan coincidido en forma, distribución, dimensiones y funcionalidad. Es evidente que ese tipo de casa debe ser mucho más antigua, aunque quizás de eso no hay muchas dudas entre los especialistas por las descripciones documentales, y hasta podemos suponerlo como el modelo básico que reemplaza, hacia inicios de ese siglo, a la anterior casa formada por ambientes rectangulares unidos por sus extremos, del tipo excavado en las ruinas de Cayastá (Santa Fe la Vieja).

Todo lo que hemos apuntado, si bien insistimos en su carácter puramente especulativo aún, nos permite pensar que los historiadores clásicos pudieran haber caído en una idealización sobre la casa porteña. Los motivos pueden ser variados: uno de ellos se puede deber a la corriente historiográfica en la que se insertaron los pioneros, como Kronfuss, netamente influidos por libros como la Historie de l’habitation humaine de Emanuelle Viollet-le-Duc, libro en el que llegué a estudiar yo mismo y la generación siguiente hasta la década de 1970 [xv]. Kronfuss dice textualmente en su primer párrafo que “cuando se estudia la evolución cultural de la humanidad, se observa que aquella sigue un curso paralelo con el desarrollo de su habitación”, es decir que la casa colonial era parte de un continuum edilicio con pocas probabilidades de cambio, que iba desde Egipto hasta la actualidad; y para comparar elige dos casas las que demuestra que son idénticas en planta a las romanas; y en lo que son diferentes, como en la pérdida de la decoración interior, es porque “nuestra actual civilización, tan admirable por muchos conceptos, ha perdido en gran parte el gusto estético de aquellos pueblos remoto”. El modelo histórico es no sólo comparativo sino también evolutivo; la influencia de libros como el de Sir Banister Fletcher A history of architecture in the comparative method [xvi] cuya edición original es de 1896 y de los libros de Choisy que luego serían tan comunes en nuestro medio, se hacían evidentes.

Picar para ampliar

Una casa con \”enquina\” para negocio y cinco viviendas mínimas

Otra posibilidad es que haya operado un proceso de reduccionismo, tan común en nuestra historia: las casas más importantes, grandes, costosas, socialmente significativas y por lo tanto las más descritas por los viajeros del siglo XIX, pasaron a ser las representativas de toda la ciudad. No debe extrañarnos ya que para muchos historiadores más recientes, los petit-hotel de Barrio Norte son los ejemplos típicos de la vivienda en el cambio del siglo pasado. Y para el turismo aún lo sigue siendo. Pero revisiones de las visitas a la ciudad, como la hecha por Francis Korn, demuestran que no es así [xvii]. Se borraban las diferencias físicas de la desigualdad social, se homogeneizaban las viviendas en un único tipo de varios patios, varios cuartos, espacios amplios, sirvientes por doquier. Esto vino junto con el descrédito a los muchos viajeros que dieron una imagen diferente, más crítica, de la pobreza urbana, la simplicidad edilicia, la preponderancia del adobe, la tapia y las tunas aún en los fines del siglo XVIII; y si no baste recordar la historia de la Catedral con sus continuos derrumbes y destrucciones con cada temporal, al igual que del Fuerte y de los Cabildos construidos antes del último.

Por supuesto, esto no significa que en la bibliografía clásica no se haya descrito y analizado otros tipos de viviendas, lo que queremos destacar es que hubo un lento proceso por el que fue tomándo la casa de patios como más significativa, en desmedro de las otras. Por ejemplo, en uno de los últimos trabajos de Torre Revello publicado en 1957 en los Anales del Instituto de Arte Americano [xvi] se hace una historia de la vivienda desde Garay hasta el virreinato primero, y de allí en adelante, donde incluye un buen número de descripciones de pequeñas unidades: la casa que Lorenzo Menaglisto compró en 1620 tenía “una sala y un aposento” además de una tahona con su respectiva casa que al parecer se hallaba en el mismo terreno; en 1633 y a dos cuadras de la Plaza Mayor Pedro Rojas poseía un solar con “una sala, tres aposentos y cocina”; en 1643 Amador Báez Apoin tenía ”dos aposentos cubiertos y en el de la esquina una torrecilla, otro aposento conjunto a estos que está por cubrir” y estaban listas las tapias para una sala. En 1666 Francisco Gaete tenía una casa que se componía de “zaguán, sala con aposento a la calle que se comunica con el interior, le seguían dos habitaciones, cocina”, sin duda todo esto era muy diferente de la gran residencia que Miguel de Riglos tenía cerca de Retiro donde el inventario describe 39 cuartos con tres salas con “techos labrados de cedro”; Torre Revello recuerda al padre Cattaneo quien en 1729 decía que las casas de la ciudad estaban por lo general formadas por “cuatro paredes en forma rectangular sin ventana alguna, o a lo sumo con una, recibiendo luz por la puerta” [xvii]. Acá será bueno recordar la polémica –en el papel por supuesto- entre Buschiazzo y Robertson, o Cattaneo, acerca de las visiones de algunos cronistas que para Buschiazzo daban una imagen demasiado pobre y modesta de las ciudades del país.

PIcar para ampliar

Lote aprovechado para dos casas con tres patios

Esta imagen de una ciudad de casas chicas, de uno a tres ambientes, poco iluminados, con grandes lotes libres, se parece mucho a lo que la arqueología ha descubierto en Cayastá. Recordemos que sin dudas esa es la ciudad que debió ser más parecida a Buenos Aires de todo el territorio, no sólo por haber sido fundada por Garay y sus compañeros poco antes que Buenos Aires, sino por estar en una situación geográfica y ecológica similar, con el mismo tipo de materiales constructivos disponibles y a la vera de un río con barranca. Actualmente existe un catastro de la arquitectura de Cayastá de los siglos XVI y XVII [xviii], un estudio digno de ser tomado muy en consideración. Allí pueden verse como las características dominantes son las siguientes: casas de uno, dos o tres cuartos contiguos en una misma construcción rectangular, disposición libre dentro del lote sin usar la línea municipal, galerías perimetrales, paredes de tapia y techos de teja. Al igual que en Buenos Aires un sinnúmero de actividades se debían realizar al aire libre en el terreno circundante, el que por lo general no tenía límites físicos entre una y otra vivienda. Los conceptos de privacidad y comunidad deberían ser profundizados en relación a la vida cotidiana urbana anterior al siglo XIX.

Este es otro tema interesante ya que la legislación en el siglo XVIII tardío insiste en dos aspectos: la línea municipal para “cerrar” la manzana y tener fachadas corridas, y delimitar los lotes con “tapias” o pared de cualquier tipo, incluso de cardones o tunas. ¿Seríamos capaces de imaginar manzanas abiertas, sin límite claro entre una casa y otra, sin línea municipal, sin veredas y casi sin calle físicamente delimitada? Ese sería posiblemente el aspecto de gran parte de la ciudad en la que la gente podría circular por adentro de la manzana con bastante libertad, superponiendo redes sociales y de circulación diferentes de las físicamente establecidas por la estructura misma de la ciudad. Las actas del Cabildo están llenas de solicitudes para que se liberen calles ocupadas con casas, cortadas arbitrariamente, o que un vecino ocupaba el terreno de otro. Es indudable que el proceso iniciado por Vértiz y completado por Rivadavia significó un cambio profundo en la imagen física de la ciudad al consolidar la manzana, al dejar claramente diferenciado lo rural de lo urbano.

Casa colonial porteña

Un ejemplo que podemos dar es el de la calle Balcarce 531-541 recientemente demolido en su interior. En 1988 fue publicado con cierto detalle tras hacer un análisis comparativo entre la información documental de los archivos y un relevamiento arqueológico-topográfico detallado [xix]. Se fue observando la técnica constructiva de cada muro y de esa manera se pudo reconstruir el proceso de transformación de la casa a lo largo del tiempo. La casa original en 1749 constaba de un rectángulo subdividido en dos, posiblemente sala y habitación y los papeles hablan de una “cocina” cuya ubicación no queda clara. Este edificio mínimo estaba ubicado en el medio del terreno y paralelo a la línea municipal. Precisamente para 1788 se decidió construir dos cuartos y “altillo” al frente, cerrando la fachada con un zaguán con puerta, una torre encima para altillo –que le daba importancia y monumentalidad-, y los dos cuartos al frente con ventanas eran viviendas independientes para renta. Es decir, que tras esa fachada aún hoy monumental se encerraban dos casas de un solo ambiente que se abrían al patio común y atrás estaba la vivienda del propietario con tres ambientes; con los años la casa llegó en 1860 a tomar la forma de una casa de dos patios teniendo dieciséis habitaciones aunque usadas por tres familias independientes, con sus respectivos accesos; al frente siguió como una sola unidad, aunque para esa época con dos puertas, una principal y otra secundaria; así llegó a nuestros días aunque con agregados y subdivisiones modernas claramente identificables. Preguntas tales como la forma de uso de los patios entre las familias, el acceso a los baños, el agua-instalada en 1897-, el humo de las cocinas y tantas otras sobre la vida cotidiana son cada vez más grandes, en especial en una casa importante, céntrica, atribuida desde siempre a la familia Elía –aunque es un error por cierto-, y cuya imagen en el Catastro Beare es la de un tipo de casa que en realidad no funcionaba tal como su forma podría hacer suponer. Sería interesante incluir a los planos del Beare la información de cuántas familias vivían en cada casa dibujada como “casa de patios”, y no sólo el dato del propietario que trae, si no podemos llegar a pensar que había una relación de una a una en todos los casos.

Podemos cerrar estas notas con una descripción que nos dejó Francisco Millau en 1772 [xx] en la que dice que de las 700 cuadras que tenía la ciudad –es decir unas 175 manzanas-, poco más de un centenar “están enteramente fabricadas; en otras 300, aunque se encuentren algunas que igualmente lo están, en las más no se unen los edificios, dejándose ver por ellas muchos verdores y árboles que encubren graciosamente esa falta. En el espacio que contiene las 300 cuadras restantes, estas están unidas de dos a cuatro y hasta ocho o diez juntas, que por varias partes cierran algunas calles y formas unos grandes recintos cercados de tunas. En esta solo se ven edificios o casas en alguna esquina…”. Quizás sea esta una imagen que se acerque más a la que hoy tenemos acerca de la ciudad antes del siglo XVIII.

Picar para ampliar

Proceso de construcción de la casa de Balcarce 531

BIBLIOGRAFIA

  • Buschiazzo, Mario J.
    1941 Buenos Aires y Córdoba en 1728 según cartas de los PP. Gervasoni y Cattaneo, Buenos Aires.
    1947 Bibliografía de arte colonial argentino, Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas.
    1951 “La casa de la virreina”, Anales del Instituto de Arte Americano N° 4, págs. 83-92.
  • Calvo, Luis María
    1990 Santa Fé la Vieja, 1573-1660: la ocupación del territorio en una ciudad hispanoamericana, edición del autor, Santa Fé
  • Di Martino, Teresa; M. Gómez y M. Lazzari
    1988 Historia de la casa de Balcarce 531, estudio, cronología y diagnóstico. Publicación N° 10, Programa de Arqueología Urbana, Buenos Aires
  • Difrieri, Horacio
    1981 Atlas de Buenos Aires, 2 vols., Municipalidad de la Ciudad, Buenos Aires
  • Domínguez, Manuel A.
    1948 “La vivienda colonial porteña”, Anales del Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas N° 1, págs. 65-68.
    1984 Buenos Aires Colonial, Editorial Olimpo, Buenos Aires (hay edición de 1943)
    1985 Genealogía de la vivienda colonial porteña, Editorial Olimpo, Buenos Aires
  • Fletcher, Sir Banister
    1963, A history of architecture in the comparative method, Athlone Press, London
  • Furlong, Gullermo
    1946 Arquitectos argentinos durante la dominación hispánica, Editorial Huarpes, Buenos Aires
    1964 Cartografía histórica: mapas, planos y diseños que se conservan en el Archivo General de la Nación, Comisión Nacional de Homenaje al 150 Aniversario de la Revolución de Mayo, Buenos Aires
    1969 “El trasplante social”, en: Historia Social y Cultural del Río de la Plata 1536-1810, Tipográfica Editorial Argentina, Buenos Aires
  • Gazzaneo Jorge y A. de Paula
    1974 “Buenos Aires, dos barrios tradicionales y un foco de renovación monumental”, Summa N° 77, págs. 27-29
  • Guiria, Juan
    1941 “Apuntes de arquitectura colonial Argentina”, separata de la Revista de la Sociedad Amigos de la Arqueología, tomo IX, (1938-39), Montevideo.
  • Guerín, Miguel
    1988 “La estructura ocupacional de Buenos Aires y la conformación de una elite urbana (1744)”, IV Jornadas de Historia de la ciudad de Buenos Aires, Instituto Histórico, Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires
  • Korn, Francis
    1974 Buenos Aires, los huéspedes del 20, Sudamericana, Buenos Aires
  • Kronfuss, Juan
    1924 ”Casas coloniales y romanas, estudio comparativo”, El Arquitecto N° 52, págs. 107-112
  • Millau, Francisco
    1947 Descripción de la provincia del Río de la Plata, Espasa-Calpe, Buenos Aires
  • Nadal Mora, Vicente
    1946 Estética de la arquitectura colonial y postcolonial argentina, El Ateneo, Buenos Aires
    1947 La arquitectura tradicional de Buenos Aires 1536-1870, El Ateneo, Buenos Aires
  • Navarro, José Gabriel
    1938, “Arquitectura civil en América, la casa urbana”, en Anales de la Facultad de Arquitectura, N° 1, Montevideo, págs.119-153
  • Pagano, José León
    1929 “Sin vestigios indígenas nació nuestra arquitectura”, La Nación , (27 de enero), Buenos Aires
  • Rosal, Miguel Angel
    1988 “Afroporteños propietarios de terrenos y casas ( 1740-1810)”, IV° Jornadas de Historia de la ciudad de Buenos Aires, Instituto Histórico de la Municipalidad, Buenos Aires, págs. 363-380
  • Schávelzon, Daniel
    1986 Notas sobre los planos de viviendas coloniales en el Archivo General de la Nación, manuscrito, Buenos Aires.
    1990 Hacia una tipología de la vivienda porteña: la casa colonial en el siglo XVIII y su conformación, manuscrito, Instituto de Arte Americano, Buenos Aires
  • Torre Revello, José
    1928 “Aporte para el conocimiento de la casa urbana y rústica en la época colonial”, Boletín del Instituto de Investigaciones Históricas, N° 38, págs. 320-328.
    1945 “La casa y el mobiliario en el Buenos Aires colonial”, Revista de la universidad de Buenos Aires N° 3, tercera época, págs. 59-74
    1954 “La casa en Hispano-América”, Norte, N° 6, Tucumán, págs. 11-19
    1957 “La vivienda en el Buenos Aires antiguo: desde los orígenes hasta el comienzo del siglo XIX”, en Anales del Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas, N° 10, págs. 84-125

REFERENCIAS

1. Di Martino, Teresa y colaboradoras (1988)
2. Torre Revello (1957)
3. Las cartas del padre Cattaneo verlas en Buschiazzo (1941).
4. Calvo, Luis María (1990), con anterioridad hay docenas de publicaciones hechas por Agustín Zapata Gollán quien excavó esas viviendas durante las décadas de 1940 a 1960
5. La importancia de ese texto en la visión de la historia de la arquitectura argentina en la generación de los pioneros y la siguiente no ha sido analizada aún, pese a su obviedad e importancia.
6. Sir Banister Fletcher estableció en nuestro medio toda una forma de comparar series de planos en lo qu se llamaba el Método Comparativo; el trabajo de Kronfuss citado es buen ejemplo de ellos
7. Korn, Francis (1974)
8. Ver los trabajos de Miguel Guerín y Miguel Angel Rosal
9. Domínguez (1948)
10. La lista de los planos y su descripción fue publicada por Furlong (1964)
11. Buschiazzo, Mario J. (1951), publica ese plano hecho por Ronnow mucho tiempo antes.
12. Gazzaneo y de Paula (1974) presentan una planta muy interesante que valdría la pena estudiar con más detenimiento
13. Furlong Guillermo (1924), quizá el libro más importante sobre la arquitectura colonial publicado por la generación de pioneros
14. Torre Revello, José (1945), se basa en su estudio preliminar de 2938 y siguió en el tema durante muchos años, incluso repensando sus propias obras.
15. Domínguez Manuel, (1948), el mismo artículo fue ampliado en ediciones sucesivas (1984 y 1985), algunas ideas las había establecido en 1943
16. Buschiazzo, Mario J., publicó en esos años una cantidad de trabajos en donde asume esta postura, además la difundió en los Anales que dirigía y que se inauguraron precisamente con el artículo de Domínguez, ya citado.
17. Guiria, Juan (1941), fue un pionero en desarrollar este tema.
18. Nadal Mora Vicente (1946 y 1947), aunque no incluye plantas en sus libros.
19. Torre Revello (1928)
20. Navarro, José Gabriel (1938), publicó ese estudio pionero con el tema de la casa en el continente en nuestro medio
21. Kronfuss, Juan (1924), asume ideas que se venían publicando desde fines del siglo XIX, pero le da un carácter de verdad demostrada en una revista técnica de arquitectura, de allí que comenzamos citando ese trabajo.

Galería de imágenes

Planos pertenecientes a la colección proveniente del Archivo General de la Nación -y oportunamente publicados por Guillermo Furlong- y que forman parte de los expedientes que se formaron entre los años 1784 y 1792 por orden del Virrey Vértiz como parte del reordenamiento urbano iniciado por el este funcionario real. Para verlo en detalle, seguir este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>