Novedades

Ultimas producciones bibliográficas

 

La arqueología de los africanos y afrodescendientes en el país ha crecido en los últimos años. Desde un desconocimiento tradicional varios proyectos de estudio han tomado fuerza y avanzan en un mayor conocimiento de una parte significativa de nuestro pasado oculto. El libro nos introduce al tema a la vez que nos trae dos ejemplos de la provincia de Entre Ríos: las modestas casas de Sajaroff y la capilla de la ciudad de Paraná. Dos textos que, siguiendo los principios del prologuista, Carlos Ceruti, siguen abriendo el tema hacia una mirada diferente, encontrando una historia oficial monolítica muy difícil de transformar, dejándoles lugar a todos, en especial a los desplazados que, con su esfuerzo, construyeron la ciudad de Paraná.

«El Barrio del Tambor: Arqueología histórica en espacios afro de Paraná. Excavaciones en la capilla de San Miguel Arcángel» de Alejandro Richard y Daniel Schávelzon, Ediciones IAA-CAU, ISBN 978-950-29-1906-5, en la ciudad de Buenos Aires.

— ♦ —

La Aduana construida por Edward Taylor (1891-1868) fue una de las estructuras urbanas más complejas que tuvo la ciudad y en buena medida definió la arquitectura y el crecimiento de la ciudad en el siglo XIX. Apoyando el proyecto de Urquiza de incrementar el comercio internacional, de dar una nueva imagen de la ciudad que impactara al inmigrante con un faro y un edificio que se adentraba en el río. Para eso construyó una verdadera máquina de la Revolución Industrial para mover mercancías en forma eficiente. Como toda su obra fue hecha mediante bóvedas de ladrillo, sin columnas ni vigas, lo que era inusitado en la ciudad. Y aprovechó los desniveles de la orilla del río, mediante rampas y grúas, para facilitar el movimiento de carga. Junto con eso hizo dos muelles y luego allí se ubicó el ferrocarril que salía al norte y al sur, y una serie de depósitos de los cuales llegó a construir sólo uno antes de fallecer. Más tarde, para la ampliación de la Casa Rosada y la construcción del Puerto Madero, se demolió la Aduana nivelando el terreno de forma que desapareció la antigua barranca al río. En 1957 se descubrieron las antiguas galerías que restaban de la Aduana y se hizo el museo que, ampliado, llega a la actualidad.

Con la intención de seguir sumando espacio para el museo y aprovechar los restos arqueológicos para hacer una plaza al nivel de l